29 de Noviembre, 2015
Bendiciendo a futuras mamás, Cardenal Ezzati dio inicio al tiempo de navidad

El Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, presidió este domingo 29 de noviembre, en la catedral metropolitana, la eucaristía que da inicio al Adviento, recordando el inicio del año de la misericordia, en el cual los católicos están llamados a la acción.

Por Natalia Riquelme Iriarte
 

Con un mensaje de amor al prójimo, de esperanza, y enfatizando el comienzo del año de la misericordia, el Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, presidió este domingo 29 de noviembre en la Catedral de Santiago una misa para celebrar el inicio del periodo de Adviento, el cual marca el comienzo del año litúrgico cristiano y comprende las cuatro semanas anteriores a la Navidad.

La ceremonia estuvo marcada por la bendición que hizo el cardenal Ezzati a un grupo de mujeres embarazadas que asistieron a la misa, a quienes llamó a inspirarse en la dulce espera de María, y a reconocer los signos de la presencia de Dios en su historia personal. “Es una tradición de la iglesia el dedicar el periodo de Adviento a las mujeres que esperan un hijo en el seno de una familia. Es un lindo signo de vida”, señaló el Diácono José Manuel Borgoño, quien junto a su señora Mónica Undurraga, son el matrimonio delegado para la Pastoral Familiar de la Arquidiócesis de Santiago, y estuvieron a cargo de organizar esta misa.

Año de la Misericordia

El arzobispo recordó que próximamente daremos inicio al año de la Misericordia, el cual se iniciará simbólicamente el 13 de diciembre con la apertura de las puertas de la Catedral. “Entrando por la puerta santa que es Jesucristo estamos llamados a encontrarnos con la ternura de Dios, que es misericordia, pero saliendo de ésta, también estamos llamados a encontrarnos con nuestros hermanos y hermanas y a entrar en el corazón del mundo con el mismo corazón de Dios con misericordia y bondad. Es por eso que el Papa llama a hacer obras de misericordia corporales y espirituales”, dijo en su prédica.

El cardenal explicó que, además de este sentido simbólico, la apertura de las puertas es un llamado al mundo católico a ser activos en mostrar misericordia por el prójimo. “Debemos ser una iglesia activa, que va a las periferias, donde están los más necesitados. El lema del año santo es ‘Misericordiosos como el Padre’, ya que quien hace la experiencia de la misericordia del padre Dios está llamado a hacer experiencia en los demás. Esto significa imitar a Jesús como buen samaritano, que tiene los ojos abiertos, que se da cuenta que hay alguien tendido en el camino, se baja del caballo, se conmueve y lo ayuda”, sentenció.

Fuente: Comunicaciones Santiago
Galerías Fotográficas

 
Catedral 1063, Piso 3 | Fono: 227 900 632 | E-mail: defam@iglesiadesantiago.cl