13 de Abril, 2015
35º Asamblea Nacional de Pastoral Familiar: “La gente está muy dispuesta a seguir construyendo Iglesia”

Desde el viernes 10 al domingo 12 de abril, en la casa de espiritualidad Loyola de Padre Hurtado, se realiza la 35° Asamblea Nacional de Pastoral Familiar , que este año tiene por objetivo favorecer una instancia de escucha, discernimiento y encuentro fraternal, que impulse el servicio de los equipos diocesanos de Pastoral Familiar, a la luz de las actuales Orientaciones Pastorales.
 

Monseñor Berrnardo Bastres, obispo de Punta Arenas y presidente del Área Agentes de la Conferencia Episcopal -de la que forma parte la Pastoral Familiar- señala que la primera actividad de esta Asamblea fue hacer un ejercicio de escucha a partir de una presentación de situaciones que se han vivido como iglesia. Se trabajó en dos momentos y en la noche del viernes, cada uno en forma personal expresó sus sentimientos y motivaciones.

“Lo primero que hicimos es dar la posibilidad de que todos se manifestaran con plena libertad a partir de su sentir y de lo que escuchaban de los demás, para comprobar que estamos en comunión de sentimientos, que queremos todos a la Iglesia, que hay cosas que nos han dolido pero que el dolor no nos va a paralizar. Vamos a seguir trabajando, la gente está muy dispuesta a seguir construyendo Iglesia” puntualiazó el obispo.

En la mañana del sábado se trabajaron las Orientaciones Pastorales desde el punto de vista de la familia: “De este discernimiento que nos piden los obispos, definimos cuáles creemos que tienen que ser nuestras opciones” relató Bastres. Por la tarde se trabajó el Sínodo de la Familia, y el domingo por la mañana en un borrador de la definición de lo que es la Pastoral Familiar.

Sobre el Sínodo de la Familia, a realizarse en octubre de este año, el obispo comentó que el aporte de este año, realizado con las sugerencias de las comunidades diocesanas, tiene cerca de 79 páginas: “Lo vamos a revisar con los obispos en la próxima Asamblea Plenaria y con esas observaciones lo mandaremos a Roma. Me ha perecido muy interesante que la gente haya participado, lo más sano que se ha podido hacer es haber integrado a las comunidades. Aunque las respuestas no sean lo que ellos esperan, saben que sus inquietudes han sido tomadas en cuenta” dijo.

Las comunidades están vivas

Catorce diócesis llegaron a la convocatoria de esta Asamblea. Para Mónica Undurraga y José Manuel Borgoño, Delegados para la Pastoral Familiar del Arzobispado de Santiago, lo vivido estos días fue muy valioso "Quedamos muy contentos pues fue una muy provechosa jornada , en que estuvieron representadas de la Arquidiócesis de Santiago 4 zonas, además de la Delegación, se escuchó la realidad de las diferentes diócesis a lo largo de Chile y se presentaron y comentaron interesantes documentos sobre Pastoral familiar que serán de mucha utilidad para el fortalecimiento de las respectivas Pastorales familiares locales y la trasmisión de la Buena Nueva de la Familia a todas ellas sin distinción de situación o realidad, muy unidos a nuestro Obispo encargado (Monseñor Bernardo Bastres) quién nos acompañó y guió durante todo el fin de semana, un gran esfuerzo de todos nuestros hermanos, especialmente los venidos desde muy lejos tanto del Norte como del Sur".

Mónica y Boris de San Bernardo por ejemplo, hace 18 años que son matrimonio y siete que participan en la Vicaría para la Familia y haciendo catequesis en su parroquia. Para ellos, venir a estas jornadas los revitaliza: “nos da energía y fuerzas para renovarnos y volver con alegría a nuestras parroquias con más fe en Dios a entregar los conocimientos que adquirimos acá” comentan.

Además tienen todas las esperanzas puestas en el Sínodo: “Porque el papa Francisco nos está tirando las orejas todos los días y cada palabra de él es como si nos estuviera hablando individualmente, es maravillos sentir eso”.

Boris agrega: “El trabajo por la Iglesia además nos ha fortalecido como matrimonio, si no hubiera sido por su acogida y las enseñanzas que nos ha entregado, habríamos tenido muchas dificultades, la Iglesia nos toma de la mano y nos educa constantemente”.

Para el P. Alex Ponce, encargado de la Pastoral Familiar de la diócesis de Melipilla “es muy de Iglesia que nos podamos encontrar y discenir. Creo que ha habido un muy buen espíritu y el Señor se manifiesta especialmente en eso. La familia es un tesoro de la sociedad y tenemos que cuidarlas como Iglesia”. Agrega que escuchar y compartir lo que pasa en otras partes de Chile, los ayuda a que el trabajo diocesano sea más fructífero. “Las realidades de las familias han ido cambiando y tenemos que estar preparados para acompañar de manera especial a cada una de ellas” finaliza.

Fernando y Edith vienen de Puerto Montt, trabajan en la Pastoral Familiar hace cerca de 10 años, y en Encuentros Matrimoniales hace más de 30. Es la tercera vez que participan en la Asamblea Nacional. También se muestran contentos de que en esta oportunidad, escuchar haya sido el centro de la reunión: “Siendo hermanos tenemos muchas diferencias, uno están mejores que otros, algunos no están muy bien, pero da gusto cuando se evidencia que las comunidades están vivas y trabajando, eso robustece nuestra fe y nos confirma que el Señor es el camino por donde hay que caminar”.

En relación a lo aportes al Sínodo de su arquidiócesis, cuentan que la participación de parroquias y movimientos ha sido muy buena: “La gente está creyendo nuevamente en que todos somos Iglesia y que debemos trabajar para mantenerla viva”.

Fuente: Prensa CECh / Comunicaciones Santiago
Galerías Fotográficas

 
Catedral 1063, Piso 3 | Fono: 227 900 632 | E-mail: defam@iglesiadesantiago.cl